Ruta 9. Cañada de Tarragoya – Caravaca

Entradas | Francisco Martínez

Cañada de Tarragoya – Caravaca

La rambla Tarragoya, posee un régimen hidrológico de tipo torrencial ya prácticamente inactivo, si bien por su cauce discurre una pequeña corriente continua de agua. Su origen se encuentra en la Hoya de la Junquera a 1.090 de altitud, ya en los límites con las provincias de Almería y Granada. Su cauce es alimentado por numerosos barrancos y ramblas que le tributan sus aguas: Perigallo, Bojar, Junquera, Tornajuelo, Salteador o Munueras, son algunas de ellos. Su longitud, desde el lugar de origen hasta la pedanía de La Almudema, a 786 m de altitud, lugar en el que ya toma oficialmente el nombre de Río Quípar, es de 26 Km, con una pendiente media del 11,2%.

Este paisaje rural perteneciente al municipio de Caravaca, paisaje en el que destacan
las elevaciones prácticamente aisladas, constituidas por calizas jurásicas y con pendientes muy acusadas como el Cerro del Carro o el Cerro del Ahorcado; del mismo modo llama la atención la existencia de una gran planicie, extensa superficie que se extiende desde el pie de la Sierra de Mojantes, hasta el caserío de Tarragoya con una débil pendiente hacia el sur por los llanos del Tornajuelo y las Aguzaderas, abriéndose y extendiéndose al oeste hacia la cercana altiplanicie granadina.

El valle del Quípar, conforma una importante y ancestral ruta natural de comunicación
entre el Levante peninsular y la Alta Andalucía, constituyendo un corredor muy utilizado desde los inicios de la romanización. Durante las guerras de frontera entre los reinos musulmanes y cristianos peninsulares, este paso natural tuvo una gran trascendencia y es citado en las crónicas de la época. Según parece, el llano de Caravaca fue la vía que utilizó Alfonso I el Batallador a su regreso de al-Andalus, tras la fulgurante campana del año 1126.

La ruta, asciende el valle del Alto Quípar desde la diputación de La Almudema hasta alcanzar sus fuentes en el paraje de La Junquera, atravesando un espacio rural donde la despoblación y en parte el abandono se hace visible a cada paso. El paisaje se ofrece al viajero, como un itinerario salpicado por elementos patrimoniales naturales y culturales. La propuesta está diseñada como un recorrido lineal que utiliza la bicicleta como medio para vivir de cerca elementos patrimoniales y conocer parte de los usos y tradiciones que han atesorado las gentes de estas tierras.

Enclaves de interés:

  1. Puente de la Almudema: infraestructura hidráulica. Patrimonio cultural.
  2. Río Quipar: curso fluvial. Valores naturales y paisajísticos.
  3. Cañada de Tarragoya: espacio rural. Patrimonio natural y cultural.
  4. Torres defensivas: torres medievales. Patrimonio cultural.
  5. Lavaderos públicos: lavaderos municipales. Interés etnográfico.
  6. Ermitas rurales: espacios religiosos. Patrimonio cultural y etnográfico.
  7. Arqueología cañada de Tarragoya: yacimientos arqueológicos. Patrimonio cultural.
  8. Cultura pastoril: vías pecuarias. Fiesta de los Pastores
  9. Castillo de Poyos de Celda: fortaleza medieval. Patrimonio cultural
  10. El despoblamiento de la Capellanía de la Celda: pueblos abandonados. Patrimonio rural y etnográfico

Enclaves-de-interes-Ruta-9.-Canada-de-Tarragoya.-Caravaca

DESCARGAR ENCLAVES DE INTERÉS RUTA 9. CAÑADA DE TARRAGOYA – CARAVACA

Share on facebook
Share on twitter
Información relacionada